sábado, 8 de noviembre de 2008

OBAMA, EL PRINCIPE FELIPE Y LA ARQUITECTURA

La información por el hecho de ser transmitida aporta siempre un punto de vista, independientemente de que sea más o menos mediatizada. Cuando existen gabinetes que se encargan de dar comunicados podemos pensar que hay un objetivo concreto por el que cobran por su trabajo.
Si de algo uno puede aprender cuando lee a Paul Frankl, es que es el individuo quien deber objetivar los sucesos.
Hay acontecimientos que salen a la palestra y otros no. De los que salen, dos me han llamado la atención por lo que se decia y lo que yo podia apreciar.
Encontraba una contradicción cruzada.
En primer lugar se nos informa de la visita "sorpresa" del principe de asturias. Esto va acompañado siempre de un lenguaje que parece que esté en un baúl especial
solo accesible a la realeza. Hace no mucho se hablaba del gesto compurgido de rey frente al dolor de los familiares, etc.Pero dejando de banda estos temas que me parecen tan divertidos, me gustaria centrar la atención en lo que nos dicen y lo que veo, significante y significado , ya saben.
La visita sorpresa, si recuerdan las imágenes va acompañada con un orden militar totalmente premeditado. La gente ordenada, sobre unos bancos colocados para ofercer unas visuales concretas, en el interior unas salas convenientemente preparadas, las banderas colocadas, las flores hermosas,manteles limpios, todos los elementos que supongo que hasta la persona que en su vida haya tenido que pensar en decorar una estancia ,sabe el tiempo que lleva. Por lo tanto, ¿sorpresa? ¿para quien ? Los espectadores, cada vez que se nos ofrece una noticia por el hecho de ser la primera vez que se nos ofrece, ¿deberia ser una noticia sorpresa tambien?

Por el contrario, el presidente electo Obama, anunció el otro dia su primera rueda de prensa. Este hecho tiene un caracter que al contrario de la visita del principe es premeditado, pero claro, lo que se observa es bien diferente.
Se nos presenta una agrupación de personas, en este caso casi diría un montón de gente que debido a la similitud de los colores de sus trajes quedan como una cordillera de montañas que de algún modo quieren definir un paisaje autónomo, pues esta claro que la la luz cenital nos habla de la artificialidad de la imagen.
Pero lo que más me llama la atención es la colocación descentrada del pulpito hablatorio, las conducciones de cables que discurren bajo una adhesivo en tierra, cable que podría provocar un tropezón pues queda el cable visto.
La fuerza con la que la arquitectura se nos muestra, es por tanto, capaz de transmitir argumentos suficientes como para poder cuestionar las palabras de los intermediarios que tratan de describir un paisaje que no se corresponde con lo que se observa.



No hay comentarios: