sábado, 20 de diciembre de 2008

MICHAEL SNOW



A diferencia de Dan Graham, quien tenia una relación más directa con los arquitectos e incluso necesitaba de ellos para la realización de sus obras, las conversaciones con Michael Snow eran bien diferentes. Cuando le hablaba de algún arquitecto o alguna referencia solia desconocerla. Es interesante, pues cuando se observan las obras de uno y otro es dificil percibir las fuerzas que lo generan.
Una cosa que no me deja de sorprender es el modo en que se generan los encargos, que tengo la sensación que no queda muy claro para nadie pero lo que sí creo percibir es que es necesaria la voluntad de los poderes públicos. La manera que el arte tiene de intervenir en lo público es lo sufientemente abstracto como para que genere desconfianza.
Los cursos normativos suelen llenarse facilmente de técnicos, es el refugio de las instituciones y aseguran el buen funcionamiento de "la máquina" (ver "La casa de don Giovanni" Pep Quetglas). Sin embargo, como explicar la colocación de gansos en el Eaton Center. No sé las maneras pero desde luego, para generar la sensibilidad hay que trabajarla. Si además nos encontramos ante un personaje ya de por sí calificado como experimental, entramos en un terreno bastante pantanoso. El ir a un concierto y no saber su contenido, es algo que debería causar tanta inquietud, al menos, como la de ir a ver un partido de fútbol en la que no se sabe quien va a ganar.


No hay comentarios: