jueves, 29 de enero de 2009

UN CAFE

Quizá sea por la tranquilidad que supone olvidar el móvil en el despacho el día anterior, la cuestión es que esta mañana mientras fabricaba el café del desayuno me venía en mente el artículo de Oscar Tusquets que habla sobre la belleza de una tetera. Bien, pues cuando vino la industrialización a la cocina rápidamente sustituyo la cafetera italiana por un minibar de los que te sientes otra persona cuando giras al manivela para apretar el café. Ni el ruido golpeando el metal, ni la acción de apretar, ni el diseño en sí del aparato ni... el café que filtra me gusta. Pero estas cosas al final influyen sobre los hábitos de vida. Me gustaba repetir medio vaso de café si me quedaba leyendo sobre la mesa, ahora con la manivela tienes que repetir un proceso y al final siempre desisto. Este proceso de mecanización me ha recordado la imagen de Adolf Loos, ya en 1903, habla de la vivienda en estos términos:

" Vuestro hogar se hará con vosotros y vosotros con vuestro hogar
No os preocupeis si vuestra vivienda pudiera parecer de mal gusto. Sobre gustos puede discutirse. ¿quien es capaz de decidir quien tiene razón?
Para nuestra vivienda vosotros siempre tenéis razón. Nadie más.
Los portavoces de los artistas modernos os dicen que arreglan vuestra casa según vuestra personalidad. Eso es mentira. Un artista solo puede ordenar viviendas según su propia personalidad. Algunos, desde luego lo intentan. También hay gente que moja los pinceles en los colores y pinta las telas según el gusto de los eventuales compradores. Pero a esos no se les llama artistas.
El texto continua y de manera mucho mas enérgica, pero seguro que más de cien años después este discurso no parece haber quedado muy obsoleto. Nada más que decir.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

me parece muy interesante lo que dices, es una muy buena reflexión.....pienso, sin embargo, que las reflexiones deberían dejar de serlo, en muchas ocasiones,para convertirse en una acción del hombre sobre lo que le es externo y coercitivo

ARETA dijo...

ya!!¿algien cree que los pensamientos inmateriales son acaso escuchados?
maravillosa reflexión!!!!

maria dijo...

hola...guapo!!!