miércoles, 17 de marzo de 2010

ART NACIONAL

Como dice P.Frankl siempre se ha dado más importancia a los programas eclesiales,
a los templos, a la arquitectura del espacio único perceptible en su totalidad interior de una sola vez, frente a los programas seculares, a la arquitectura civil formada a base de elementos cerrados que sólo es perceptible en su totalidad desde el recorrido interior. Puig i Cadafalch mantuvo una visión de continuidad entre el mundo antiguo romano y el medieval románico, siguiendo con la tradición de la escuela de arquitectura catalana que Elies Rogent ya iniciara y de manera más cercana a las tesis de Viollet-le-Duc, que a la visión más tradicionalista de la escuela de Madrid1. La escalera es el elemento que asume la caracterización espacial del edificio. Los tramos rectos y abovedados con bóvedas inclinadas permite salidas al final del tramo, a diferencia que la de caracol, que según Viollet-le Duc,
son los dos tipos de escalera Romana. En la casa Berenguer de tramos rectos, aditivo, no se desarrolla entre muros paralelos como sucedía en la primera etapa de la Edad Media, sino que es abierta y se articula a los frentes exteriores de los muros de los patios. Se utiliza el sistema de abovedamiento contra el muro al igual que en muchas escaleras tardomedievales a lo largo del mediterráneo, como la escalera del patio del Hospital de S. María en Lérida2. Son visibles desde los accesos al edificio. Su recorrido se ofrece en la totalidad del interior del patio y a su vez desde las loggias del piso principal con lo cual se convierten en objetos
de contemplación. La escalera del patio de la casa Macaya comparte estos aspectos generales aunque hay una cierta evolución de sus elementos. El revestimiento de la superficie que da al patio, a diferencia de la casa Berenguer donde la bóveda de la escalera se recubre del mismo material y tratamiento rugoso que el resto de paredes del patio, se trata más livianamente, como si de un elemento decorativo se tratara. La arcada se reduce de sección al colocar un soporte intermedio de manera que sólo es el balaustre el que toma presencia y lo hace de modo ornamental3. De la misma manera la cubierta de la escalera de la casa Berenguer parece ser la prolongación del faldón recayente al patio, queda desconectada, mientras que en la casa Macaya, se da valor al recorrido articulando la escalera con el patio con los mismos arcos que lo hacen los corredores con las estancias.
El patio es el elemento central y articulador de los espacios a los que da paso, pero se pone de manifiesto el desplazamiento de unos valores arquitectónicos propios palaciales hacia la arquitectura civil, en fachada podríamos apreciar la colocación de dos torres, pero si comparamos las plantas, se evoluciona a superficies más domésticas y en mayor número. Quizás este compromiso con la sociedad catalana sea el que llevara a Puig i Cadafalch, no solo a presentarse como arquitecto sino también como arqueólogo, político y académico.




----------------
1 Incluso llegó, junto a sus compañeros a organizar la quema del Vitrubio.
2 Ver Cirici,A. vol II, p.33 y fig. 88
3 En la primera época, J.Puig i Cadafalch usará la ornamentación en los elementos singulares.Véase
fachada.

No hay comentarios: